Granito

¿Quieres que el acabado sea claro y pulido o oscuro y mate? El granito tiene diversos acabados y con Kvik puedes conseguir una encimera de granito de gran calidad para cualquier cocina, tanto si prefieres una gama clara como oscura. Descubre más abajo nuestra selección de encimeras. El granito es un material bonito y resistente por naturaleza. Las texturas naturales de su color convierten cada encimera en una pieza única, dándole a toda la cocina personalidad y un toque de vanguardia. El granito aporta solidez a tu encimera, lo que te ayudará a disfrutar del placer de la cocina durante muchos años.

¿Qué es el granito?

El granito es un material natural de colores y diseños únicos. Se extrae de la corteza terrestre, donde se corta en bloques grandes, que posteriormente se adaptan al tamaño de la encimera. Después, el material bruto recibe un lijado de los bordes y tratamiento de la superficie, así se consigue personalizar con detalles y acabados. Ya que el granito es un material natural, el aspecto de tu encimera será exclusivo, porque los diseños en la piedra los crea la propia naturaleza.

Ventajas de la encimera de granito

  • Robusto y resistente al desgaste
  • Apariencia pura y orgánica
  • Durabilidad durante décadas

Limpieza del granito

El mantenimiento de una encimera de granito es sencillo, solo debes limpiar la superficie con un trapo escurrido una vez al día, así evitas que se manche con líquidos y restos de comida. Si no se logra eliminar la suciedad tras pasar un trapo con persistencia, el granito también resiste productos de limpieza más fuertes, siempre que no sean demasiado ácidos (bajo PH) o contengan lejía.

Aunque el granito es un material resistente, usa una tabla para cortar verduras y otros productos. De no ser así, dañarás tus cuchillos y la encimera puede perder su brillo, de igual forma el riesgo de manchas también aumenta.

El granito es resistente a altas temperaturas, sin embargo, recomendamos que uses un salvamanteles para fuentes calientes, así también consigues que la encimera no sufra daños del fondo de los platos y ollas.

Para evitar que tu encimera absorba líquidos y se manche debes impermeabilizarla. Si tienes una encimera de color claro, es suficiente con impermeabilizarla una vez al año. Las encimeras de color oscuro requieren tratamiento cada dos años.